Hemos hecho un contrato de TMA (mantenimiento subcontratado) desde el comienzo del proyecto, con una decena de días por año, para que venga un consultor en cuanto deseamos incorporar una mejora. Gracias a este contrato de TMA podemos contar con un consultor todo el tiempo y efectuar una serie de modernizaciones en función de nuestra actividad.